Dieta del Jengibre: Derrita la Grasa y Pierda Hasta 3 Kilos por Semana

Con la dieta del jengibre derritas grasas y pierdes hasta 3 kg aprovechando las propiedades de esta raíz

Purifica el organismo y ayuda a adelgazar: la dieta del jengibre es ideal para aquellos que quieren derretir grasas y perder hasta 3 kilos.

De hecho, el jengibre tiene muchos beneficios y es particularmente versátil en la cocina. Originaria del este de Asia, esta raíz se utiliza en la medicina ayurvédica para tratar muchas dolencias y adelgazar. Tiene propiedades digestivas y antiinflamatorias, es útil para tratar estados gripales , fortalece el sistema circulatorio, mejora el proceso digestivo y purifica el organismo.

Estas características hacen del jengibre el mejor aliado para recuperar la forma . Dentro de esta raíz se encuentra el gingerol , un compuesto que ayuda a quemar grasas y eliminar el exceso de rollitos. De hecho, su sabor picante y picante no solo hace que cada plato sea más sabroso, sino que también ayuda a elevar la temperatura corporal y mejorar el metabolismo. Además, el jengibre es útil para eliminar la sensación de hambre y ayudarnos a digerir proteínas y carbohidratos rápidamente.

Finalmente, es el aliado perfecto también para quienes padecen hinchazón de estómago, ya que permite eliminar los gases que se forman en el intestino. ¿Cómo funciona la dieta del jengibre ? El secreto es incluir este alimento en un régimen equilibrado de adelgazamiento.

La raíz debe consumirse todos los días, en forma de infusión o decocción , pero también masticada sola o utilizada como condimento para tus recetas. Puedes optar por la raíz fresca o por el polvo, procurando no superar nunca la dosis recomendada de 30 gramos diarios para evitar problemas.

El día comienza con una infusión de jengibre y limón, acompañada de un yogur blanco y dos bizcochos integrales. En el almuerzo podrá disfrutar de una ensalada de salmón y jengibre o un plato de arroz con camarones y jengibre, acompañado de verduras a la parrilla.

En la cena, céntrate en las proteínas magras, eligiendo pollo con jengibre o albóndigas preparadas con esta raíz, mientras que como guarnición elige verduras hervidas y condimentadas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Al final del día, mejora la digestión y elimina el exceso de gases en el intestino con un té de jengibre y miel.